Manko en una carniceria

Dirigir una carnicería es un tipo de negocio que requiere un cuidado especial para almacenar el surtido y, al mismo tiempo, un equipo especial, porque la carne fresca y las salchichas pueden perder fácilmente sus ventajas de sabor y estropearse.

El equipo normal de carnicería incluye un mostrador refrigerado, rebanador, bloque de carnicero con un buen cuchillo y peso.El mostrador refrigerado proporciona productos con una larga frescura y también muestra los productos para que se vendan correctamente. Debería sufrir el nivel correcto, de modo que los productos exhibidos den una sensación de alta y alta elección, y además permitan una buena identificación de los productos, la lectura de sus empresas y los precios. La solución perfecta es devolver la composición, incluso la corta, de los productos. Los embutidos y la carne nueva deben colocarse en mostradores opuestos o separarse directamente entre sí con una partición especial. En forma de carnicerías, los vitrinas refrigeradas también se tratan, lo que permite la visualización de artículos en una función vertical, por ejemplo, colgando bucles de salchichas. La rebanadora permite a los clientes comprar salchichas que ya han sido cortadas, en el grosor de las rebanadas que especifican, que es estándar hoy en día.

Una idea interesante es también equipar una carnicería con una picadora de carne, que también será apreciada por muchos clientes para quienes la composición del cuerpo del suelo no es insignificante. La báscula debe ser delicada y ocupar una gran pantalla para que el cliente también pueda ver su descripción.

Una excepción clave es la trastienda de la tienda, que se muestra en congeladores y refrigeradores con una temperatura baja específica, donde se almacena el inventario. Es imposible mostrar todos sus productos al mismo tiempo. Como en todas las tiendas minoristas, también es útil tener una caja registradora en el plan de registro de ventas.El equipo de una carnicería debe tener una estructura simple y estar hecho de productos fáciles de limpiar que no produzcan bacterias y gérmenes, como el acero inoxidable y el vidrio templado. Los bajos costos de operación y la confiabilidad del equipo también son importantes: vale la pena invertir en el equipo de buenas empresas, porque una falla a largo plazo puede exponer al propietario de la tienda a pérdidas importantes.